Dom. May 19th, 2024

Lima, Perú – Más que la mayoría de los presidentes electos, Pedro Castillo, el nuevo líder ostensible de Perú, tendrá que hacer que su equipo de transición funcione lo antes posible.

Por un lado, una tercera ola de la pandemia de coronavirus es cada vez más probable en el país andino, que ya tiene, con mucho, la mortalidad per cápita por Covid-19 más alta del mundo. La variante del Delta, altamente contagiosa, acaba de ser descubierta en Arequipa, y las autoridades están tratando de aislar a la segunda ciudad más grande de Perú del resto del país.

Por otro lado, Castillo, de 51 años, un forastero de izquierda radical que nadie, al parecer incluido el candidato mismo, esperaba ganar, dirigió una campaña caótica, a menudo contradiciéndose a sí mismo y retrasando durante semanas si incluso tenía un equipo político, y afirmó que no quería que sus Distribuidores fueran «estigmatizados» por los medios.

Incluso muchos de los votantes de maestros de escuela y líderes sindicales del pueblo de la empobrecida región de Cajamarca en los Andes del norte se preguntan si él está listo para los desafíos históricos de sacar al Perú de la doble crisis económica y de salud pública después de haber prestado juramento el 28 de julio de 2008. Aniversario de la independencia peruana.

Pero ninguna transición puede comenzar hasta que se resuelvan una serie de desafíos legales sin precedentes de su oponente Keiko Fujimori, la hija del déspota encarcelado Alberto Fujimori de la década de 1990. Hace afirmaciones infundadas de «fraude electoral».

Pedro Castillo, un maestro rural, no esperaba ganar las elecciones y no está claro cuál será su agenda luego de una caótica campaña electoral. [File: Martin Mejia/AP Photo]Llegan a pesar de los observadores electorales internacionales, incluida la Organización de Estados Americanos, que elogian a las autoridades electorales peruanas por realizar elecciones transparentes, limpias y justas sin irregularidades significativas.

Fujimori, de 46 años, está tratando de descartar casi 200.000 papeletas, en su mayoría de votantes indígenas y multirraciales de regiones andinas empobrecidas que votaron fuertemente por Castillo. Según el recuento oficial de votos, Castillo tiene una ventaja mínima de 40.000 votos sobre 18,8 millones de votos, pero no puede ser declarado oficialmente presidente electo hasta que se resuelvan los desafíos de Fujimori, un proceso que podría llevar semanas.

No podría ser más alto para Fujimori, cuyo padre una vez usó tanques del ejército para cerrar el Congreso antes de que su régimen finalmente colapsara por acusaciones de fraude electoral y cleptocracia. Está cumpliendo una condena de 25 años por ordenar ejecuciones extrajudiciales. Ahora su hija enfrenta su propio juicio por presunta lavandería por valor de 17 millones de dólares y una sentencia de prisión potencialmente larga, a menos que reciba la inmunidad del presidente.

Sus críticos comparan sus tácticas con la negativa del expresidente estadounidense Donald Trump a aceptar su derrota en las elecciones de noviembre de 2020, con efectos igualmente dañinos en la frágil democracia de Perú.

Simpatizantes de Fujimori realizaron piquetes en las casas del titular de la autoridad electoral andina y miembros del JNE, el tribunal electoral encargado de resolver sus apelaciones.

La candidata presidencial de Perú Keiko Fujimori ha hecho acusaciones infundadas de fraude para tener 200.000 votos emitidos [Sebastian Castaneda/Reuters]También han lanzado un tsunami de ataques en las redes sociales, a menudo racistas, contra los aliados de Castillo, los periodistas y cualquier otra persona que cuestione las tácticas duras de Fujimori y los acuse de ser «comunistas» e incluso «terroristas». Esto llevó a Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a emitir un comunicado condenando el «discurso de odio y la discriminación» y pidiendo a todos los peruanos que acepten la flagrante victoria de Castillo.

«Los fujimoristas crearon esta idea del anticomunismo como una fachada para permitir que la gente dejara correr su racismo», dijo a Chiapas Sin Censura José Ragas, historiador peruano de la Universidad Católica de Chile. «La única solución de Fujimori es morir y llevarte a todos contigo».

Si finalmente se confirma como el ganador, como esperaban los observadores independientes, Castillo enfrentará la tarea trascendental de reconstruir la economía bursátil peruana y liderar a su sociedad polarizada sobre la pandemia, incluso si muchos peruanos dudan de su legitimidad.

La economía del país se contrajo un 11 por ciento el año pasado, hundiendo a millones de nuevo en la pobreza, incluidos más de un millón de niños. Aunque el gobierno saliente del presidente interino Francisco Sagasti ha firmado contratos para 60 millones de vacunas COVID-19, menos del 5 por ciento de los 32 millones de habitantes han sido completamente vacunados hasta la fecha.

Pero no está claro qué dirección tomará el gobierno de Castillo. Inicialmente se lanzó a la plataforma extremista de izquierda de su partido Perú Libre, que citó repetidamente a Karl Marx, Vladimir Lenin y Fidel Castro y sugirió nacionalizar gran parte de la economía nacional. “No más pobres en un país rico”, fue el lema de su campaña.

Las promesas emblemáticas incluyeron renegociar contratos con compañías mineras extranjeras para obligarlas a mantener el 70 por ciento de sus ganancias en el país y dedicar el 20 por ciento del producto interno bruto (PIB) a la salud y la educación, una promesa que ningún economista se toma en serio.

Sin embargo, existe la posibilidad de que Castillo modere su política y elija un gabinete de centro izquierda.

Puede que no tenga otra opción para evitar un estancamiento infructuoso y peligroso con un Congreso fragmentado, populista y de derecha. Aunque Perú Libre es el partido más grande, solo tendrá 37 diputados en el organismo unicameral de 130 miembros.

Se muestra un letrero que dice «No ensucies mi voz» mientras los partidarios de la candidata presidencial peruana Keiko Fujimori se reúnen en Lima, Perú, el 9 de junio de 2021. [File: Sebastian Castaneda/Reuters]Pero también puede demostrar ser ideológicamente más flexible que muchos en el Perú Libre, del cual no es miembro y cuya candidatura presidencial ganó en el último minuto después de que el fundador del partido no pudo postularse debido a una condena por corrupción.

“La política de identidad en Perú nunca está lejos de la superficie. Las diferencias ideológicas son mucho más importantes en Lima que en el resto del país ”, dijo a Chiapas Sin Censura Anthony Medina Rivas Plata, politólogo de la Universidad Católica de Santa María en Arequipa.

“El ascenso de Castillo no se debe a que sea de izquierda, sino a que viene de abajo. Nunca dijo que era marxista, socialista o comunista. Lo que es es un evangélico «.

Pero sus creencias religiosas también podrían plantear un problema a su capacidad para gobernar. Como conservador social, está en contra de los derechos LGBTQ y el aborto, lo que lo pone en conflicto con la izquierda progresista, cuyo apoyo necesitará para gobernar.

Diana Miloslavich, directora del Centro de Mujeres Flor Tristan, una ONG feminista, dijo: “Tengo esperanzas. Tendrá que formar una amplia coalición y las cuestiones de género serán parte de eso. Son importantes ahora no solo para muchos de nosotros en la izquierda, sino también para los del medio. Las demandas que defiende Castillo deben incluir la agenda feminista «.

.

por soy_moe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *