Dom. May 19th, 2024

Sentado en una silla Luis XVI dorada en su oficina en Miraflores, un extenso palacio neobarroco en el noroeste de Caracas, el presidente venezolano Nicolás Maduro irradia una confianza inquebrantable.

El país, dice en una entrevista de 85 minutos con Bloomberg Television, se ha liberado de la opresión estadounidense «irracional, extremista y cruel». Rusia, China, Irán y Cuba son aliados y su oposición interna es impotente. Si Venezuela tiene mala imagen es por una campaña bien financiada para demonizarlo a él y a su gobierno socialista.

La grandilocuencia es predecible. Pero entre sus cargos contra el imperialismo yanqui, Maduro, que hizo circular los dólares y florecieron las corporaciones privadas, hace un pedido público dirigiéndolo directamente a Joe Biden. El mensaje: es hora de hacer un trato.

Venezuela, hogar de las mayores reservas de petróleo del mundo, está hambrienta de capital y está tratando desesperadamente de recuperar el acceso a la deuda mundial y los mercados de materias primas después de dos décadas de transformación anticapitalista y cuatro años de sanciones paralizantes de Estados Unidos. El país está atrasado, su infraestructura se está desmoronando y la vida de millones es una lucha por la supervivencia.

«Si Venezuela no puede producir y vender petróleo, no puede producir y vender oro, no puede producir y vender bauxita, no puede hierro, etc., ¿debería pagar a los tenedores de bonos venezolanos?», Dice Maduro, de 58 años, con su palmas levantadas. “Este mundo tiene que cambiar. Esta situación tiene que cambiar «.

De hecho, mucho ha cambiado desde que Donald Trump impuso sanciones a Caracas y reconoció al líder opositor Juan Guaidó como presidente. Su objetivo explícito de sacar a Maduro del cargo fracasó. Hoy Guaidó está marginado, los venezolanos están sufriendo más que nunca y Maduro se mantiene firme en el poder. “¡Estoy aquí en este palacio presidencial!”, Afirma.

Sin embargo, había poco de lo que se necesitaba con urgencia para poner fin a la peor catástrofe humanitaria en el hemisferio occidental: un compromiso, de Maduro, de su oposición, de Washington.

Maduro espera que un acuerdo para levantar las sanciones abra las compuertas a la inversión extranjera, cree empleos y reduzca la miseria. Incluso podría asegurar su legado como portador de la antorcha del chavismo, el peculiar tipo de nacionalismo de izquierda de Venezuela.

“Venezuela será la tierra de las oportunidades”, dice. «Estoy invitando a los inversores estadounidenses para que no se queden atrás».

En los últimos meses, demócratas como Gregory Meeks, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el representante Jim McGovern y el senador Chris Murphy han argumentado que Estados Unidos debería repensar sus políticas. Maduro, que rara vez sale de Miraflores o de la base militar en la que duerme, ha estado esperando una señal de que el gobierno de Biden está listo para negociar.

“No hubo un solo signo positivo”, dice. «Ninguno.»

Parece poco probable un cambio repentino. Con un amplio apoyo del Congreso, la administración Trump lideró a Venezuela en violaciones de derechos humanos, elecciones amañadas, narcotráfico, corrupción y manipulación de divisas. Las sanciones contra Maduro, su esposa, decenas de funcionarios y empresas estatales continúan vigentes. Si bien la política de Biden de restaurar la democracia a través de «elecciones libres y justas» difiere significativamente de la de Trump, Estados Unidos considera a Guaidó el líder legítimo de Venezuela.

Maduro cedió un poco. En las últimas semanas ha puesto en prisión a seis ejecutivos, cinco de ellos ciudadanos estadounidenses, en arresto domiciliario, le dio a la oposición política dos de cada cinco escaños en el consejo responsable de las elecciones nacionales y le dio acceso al Programa Mundial de Alimentos.

Aunque Maduro busca mejores relaciones con Washington, ha construido estrechos lazos con Rusia, Irán y China. [File: Gaby Oraa/BloombergThe opposition, while fragmented, is talking about participating in the next round of elections in November. Norway is trying to facilitate talks between the two sides. Henrique Capriles, a key leader who lost to Maduro in the 2013 presidential vote, says it’s time for winner-take-all politics to end.

“There are people on Maduro’s side who also have noticed that the existential conflict isn’t good for their positions, because there’s no way the country is going to recover economically,” he says, taking time out from a visit to the impoverished Valles del Tuy region outside Caracas. “I imagine the government is under heavy internal pressure.”

Venezuela’s economy was already a shambles by the time Maduro took office. His predecessor, Hugo Chavez, overspent wildly and created huge inefficiencies with a byzantine program of price controls, subsidies and the nationalization of hundreds of companies.

“When Chavez came into power, there were four steps you had to take to export a container of chocolate,” Jorge Redmond, chief executive officer of family-run Chocolates El Rey, explains at his sales office in the Caracas neighborhood of La Urbina. “Today there are 90 steps, and there are 19 ministries involved.”

Once the richest country in South America, Venezuela is now among the poorest. Inflation has been running at about 2,300% a year. By some estimates, the economy has shrunk by 80% in nine years — the deepest depression in modern history.

Signs of decay are everywhere. At the foreign ministry in downtown Caracas, most of the lights are turned off and signs on the bathroom doors say, “No Water.” Employees at the central bank bring their own toilet paper.

Throughout the country, blackouts are daily occurrences. In Caracas, the subway barely works and gangs rule the barrios. Some 5.4 million Venezuelans, a fifth of the population, have fled abroad, causing strains across the continent. The border with Colombia is a lawless no-man’s land. Cuba, of all places, has provided humanitarian aid.

Sanctions on Venezuela date back to the presidency of George W. Bush. In 2017, the Trump administration barred access to U.S. financial markets, and it subsequently banned trading in Venezuelan debt and doing business with the state-owned oil company, Petroleos de Venezuela, or PDVSA.

The offensive was brutally effective, accelerating the economic collapse. Last year, Venezuelan oil production slid to 410,000 barrels a day, the lowest in more than a century. According to the government, 99% of the country’s export revenue has been wiped out.

Juan Guaido during a Bloomberg Television interview in Caracas on June 8 [File: Gaby Ora/Bloomberg]Todo el tiempo, Maduro estuvo trabajando en canales y tratando de iniciar negociaciones con Estados Unidos. Envió a su secretaria de Relaciones Exteriores a una reunión en la Trump Tower en Nueva York y a su hermano, el entonces secretario de Comunicaciones, a una en la Ciudad de México.

Maduro dice que casi tuvo un cara a cara con el propio Trump en la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2018. La Casa Blanca, recuerda, llamó para hacer arreglos solo para cortar el contacto. Maduro culpa a los halcones de la política exterior que rodean a Trump, muchos de los cuales están fascinados con los expatriados venezolanos en Florida.

“La presión era insoportable para él”, dice. «Si nos hubiéramos conocido, la historia podría ser diferente».

Como ex conductor de autobús y líder sindical, Maduro ha demostrado ser un superviviente consumado. Derrotó a sus rivales para tomar el control del Partido de la Socialidad Unida después de la muerte de Chávez en 2013, resistió los ataques en 2018 y 2019 y sobrevivió a Trump.

Guaidó, que trabajó en estrecha colaboración con la campaña de Estados Unidos para derrocar a Maduro, se vio obligado a cambiar su estrategia de cambio de régimen a negociación.

«Apoyo todos los esfuerzos que permitan elecciones libres y justas», dice Guaidó en sus oficinas improvisadas en el este de Caracas, rodeado de recuentos estatales no oficiales de casos de Covid-19. «Venezuela está agotada, no solo la alternativa democrática, sino la dictadura, todo el país».

Cuando Maduro siente el calor, no lo demuestra. Varias veces a la semana, a menudo hasta por 90 minutos, aparece en la televisión estatal para romper el «bloqueo económico» y jurar su esclavitud al poder popular. La teatralidad populista lleva a casa una narrativa cuidadosamente escrita: la soberanía, la dignidad y el derecho a la autodeterminación de Venezuela son pisoteados por el abuso inmoral del poder financiero.

Durante la entrevista, Maduro insiste en que si Estados Unidos continúa llevándose un arma proverbial a su cabeza, no se moverá. Cualquier exigencia de un cambio en la política nacional es «juego terminado».

“Nos convertiríamos en una colonia, nos convertiríamos en un protectorado”, dice. «Ningún país del mundo, ningún país, y menos Venezuela, está dispuesto a arrodillarse y traicionar su legado».

La realidad, como todo venezolano sabe, es que Maduro ya se ha visto obligado a hacer grandes concesiones. Bajo la dirección de la vicepresidenta Delcy Rodríguez y su asesor Patricio Rivera, exministro de economía ecuatoriano, eliminó los controles de precios, recortó los subsidios, eliminó las restricciones a las importaciones, permitió que el bolívar flotara frente al dólar y estimuló la inversión privada.

Las zonas rurales continúan sufriendo, pero en Caracas los efectos han sido dramáticos. Los clientes ya no tienen que pagar con pilas de billetes y los pasillos de los supermercados ya no están vacíos, sino que a menudo están apilados.

Maduro incluso aprobó una ley llena de garantías para los inversores minoristas.

Henrique Capriles habla a vecinos de la región de los Valles del Tuy en Venezuela el 8 de junio [File: Gabriela Ora/Bloomberg]Las reformas son tan ortodoxas que podrían confundirse con un programa de estabilización del Fondo Monetario Internacional, difícilmente el material de la Revolución Bolivariana de Chávez. Maduro responde que son herramientas de una «economía de guerra». Por supuesto, la dolarización ha sido «una válvula de escape útil» para los consumidores y las empresas, pero ella y las otras alusiones reticentes al capitalismo son temporales.

«Más temprano que tarde, el bolívar volverá a jugar un papel fuerte y dominante en la vida económica y comercial del país», dice.

No hace mucho que Estados Unidos veía a Venezuela como un aliado estratégico. Exxon Mobil Corp., ConocoPhillips y Chevron Corp. tenía participaciones significativas en la industria petrolera del país, y las refinerías en Texas y Louisiana se convirtieron para procesar crudo pesado de la Faja del Orinoco. Los venezolanos adinerados viajaban a Miami con tanta frecuencia que hablaban de ello como si estuvieran en casa.

Eso cambió cuando Chávez fue elegido en 1998. Expropió miles de millones de dólares en reservas de petróleo de Estados Unidos y forjó alianzas con socialistas en Cuba, Bolivia y Ecuador.

Maduro ha ido más allá y ha abrazado a los enemigos más amenazadores de Washington. Describe la relación con Rusia como «extraordinaria» y le envía al presidente chino, Xi Jinping, una tarjeta de cumpleaños. Es una burla de Biden: si sigues maltratando a Venezuela, estás lidiando con un Castro diferente, no con un líder que todavía espera un acuerdo en el que todos ganen.

A los invitados en la sala VIP del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar se les recordó las nuevas amistades de Venezuela. Tres relojes en fila vertical mostraban la hora en Caracas, Moscú y Beijing.

Cuando se le pregunta a qué se refieren en la entrevista, Maduro responde que “el mundo del futuro está en Asia”. Pero una idea le viene a la cabeza. Quizás también debería haber relojes para Nueva Delhi, Madrid y Nueva York.

La tarde siguiente son las seis en punto en la pared del salón. En este país, Maduro sigue siendo omnipotente.

Excepto por una cosa: como tantas cosas en Venezuela, los relojes no funcionan.

.

por soy_moe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *