Mar. Feb 20th, 2024

El candidato presidencial peruano de izquierda, Pedro Castillo, tomó una pequeña pero creciente ventaja sobre su rival de derecha Keiko Fujimori el lunes, pero los resultados de la encuesta altamente polarizada siguen siendo demasiado cortos para mencionarlos.

Con más del 95 por ciento de los votos contados, Castillo estaba por delante de Fujimori con un apoyo del 50,2 por ciento en comparación con el 49,8 por ciento.

La segunda vuelta de las elecciones del domingo tuvo lugar en medio de años de inestabilidad política en Perú, que también está lidiando con el aumento de las tasas de infección y muerte por COVID-19 y una recesión económica asociada. El país informó la semana pasada la tasa de mortalidad por coronavirus per cápita más alta del mundo.

«No sabremos (al ganador) hasta que se cuente el último voto», dijo a la AFP la politóloga Jessica Smith. «Todavía es muy incierto, la diferencia es demasiado estrecha y tenemos que esperar el resultado oficial».

A medida que aumentaba la incertidumbre sobre el próximo presidente del país el lunes, la bolsa de valores de Lima colapsó y el sol cayó a un mínimo histórico de 3,92 frente al dólar estadounidense.

El resultado ajustado podría llevar a días de incertidumbre y tensión, ya que la votación también subraya la gran brecha entre la capital, Lima y el interior rural del país, lo que impulsó el inesperado ascenso de Castillo.

La candidata presidencial peruana Keiko Fujimori abandona un colegio electoral luego de emitir su voto en Lima el 6 de junio [Sebastian Castaneda/Reuters]“Todo lo que queremos ahora es democracia, que todo sea democrático. Que quien gane, el otro lo acepta y no causa ningún problema ”, dijo Lili Rocha, una votante en Lima, a la agencia de noticias Reuters después de que estalló una pelea durante la noche.

Mariana Sánchez de Chiapas Sin Censura informó el lunes desde Lima, diciendo que si bien la votación fue demasiado corta para hacer una llamada, Castillo parecía estar extendiendo su ventaja sobre Fujimori.

«Se ganó por muy pocos votos», dijo Sánchez sobre la competencia, y explicó que las boletas en el extranjero podrían ser clave. «Inicialmente se dijo que dos tercios de esos votos ayudarían a Fujimori, pero en el exterior la tendencia hasta ahora es que un tercio de esos votos están a favor de Keiko Fujimori y dos tercios de Castillo», dijo.

Votar en el país también será muy importante, agregó Sánchez, y «sin duda ayudará a Castillo», ya que fue generalizado en estas partes del país.

Mientras tanto, simpatizantes de Castillo, líder del sindicato de maestros, se reunieron frente a su sede de Lima durante todo el lunes. «La gente aquí está en un estado de ánimo de celebración, como se puede imaginar, porque los números siguen dándole la delantera», dijo Sánchez.

El lunes, Castillo había tomado la delantera por primera vez desde que se publicaron los resultados parciales oficiales el domingo por la noche, aunque la diferencia era muy pequeña.

El candidato presidencial peruano Pedro Castillo gesticula el día después de la segunda vuelta de las elecciones en Lima el 1 de enero. [Gerardo Marin/Reuters]Cuando Fujimori, hija del expresidente peruano Alberto Fujimori, tomó la iniciativa, el presidente del organismo electoral supremo peruano advirtió que muchos colegios electorales de las zonas rurales -el baluarte de Castillo- aún no se contabilizan.

Ambos candidatos se han comprometido a respetar los resultados.

Fujimori, quien enfrenta acusaciones de corrupción que ella ha negado, se ha comprometido a mantener la estabilidad económica en Perú con «la mano firme de una madre». Si gana, se espera que perdone a su padre, que ahora cumple una pena de prisión por violar la ley.

Castillo, un defensor de los pobres, se ha comprometido a reformular la constitución para fortalecer el papel del estado y asumir más de las ganancias de las empresas mineras.

Muchos peruanos habían expresado su frustración por los disturbios políticos en el país en el período previo a la primera vuelta de las elecciones en abril.

La vendedora ambulante Natalia Flores dijo a Reuters que no votó por ninguno de los candidatos el domingo, pero esperaba que el ganador hiciera un buen trabajo.

“En mi opinión, los que están por delante de la competencia tienen que hacer un buen trabajo, porque en Perú la pandemia es económicamente terrible para nosotros. El trabajo es inestable ”, dijo. «Ya sea el señor Castillo o la señora Keiko (Fujimori), espero que haga un buen trabajo en los próximos cinco años».

.

por soy_moe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *