Mar. Feb 20th, 2024

El tribunal, encargado de enjuiciar a los implicados en el asesinato del ex primer ministro libanés en 2005, podría cerrarse por falta de fondos.

Líbano ha enviado una carta al Secretario General de la ONU para examinar urgentemente formas de financiar el Tribunal Especial para Líbano (STL), que tiene la tarea de investigar el asesinato en 2005 del ex primer ministro libanés Rafik Hariri en vista de las dificultades financieras.

«El gobierno libanés estaría agradecido a Su Excelencia por examinar urgentemente diversas formas alternativas de financiar el tribunal con el Consejo de Seguridad y los estados miembros», dijo Hassan Diab, primer ministro interino del país, en la carta del viernes.

Un informe exclusivo de la agencia de noticias Reuters reveló la semana pasada que el tribunal de la ONU, creado por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en 2007, se quedó sin fondos en medio de la crisis económica y política en el Líbano, lo que amenaza los planes para futuros juicios.

El tribunal, financiado con un 51 por ciento de contribuciones voluntarias y un 49 por ciento del gobierno libanés, podría cerrar después de julio si no se aborda la escasez de fondos.

El año pasado, el tribunal con sede en La Haya condenó en ausencia a Salim Jamil Ayyash, un exmiembro del movimiento chiíta Hezbollah, por el atentado en el que murieron el veterano político musulmán sunita Hariri y otras 21 personas. Se interpone recurso de apelación contra esta sentencia.

Un segundo caso estaba programado para comenzar el 16 de junio, en el que Ayyash fue procesado por otro intento de asesinato y otros ataques contra políticos libaneses entre 2004 y 2005.

Pero el jueves los jueces del tribunal cancelaron el nuevo juicio debido a la expectativa de un cierre.

El Líbano se encuentra en medio de una profunda crisis financiera que amenaza su estabilidad.

La crisis que estalló a fines de 2019 destruyó empleos, llevó a más de la mitad de la población por debajo del umbral de pobreza y socavó alrededor del 90 por ciento del valor de la moneda.

El hijo de Rafik Hariri, Saad Hariri, es ahora primer ministro designado del Líbano, pero no pudo ponerse de acuerdo sobre un gabinete con el presidente Michel Aoun, dejando al país en un estado de parálisis política desde el año pasado.

«Si bien reafirmamos nuestro compromiso inquebrantable con el STL, creemos firmemente que estas dificultades financieras no deben impedirles completar su trabajo hasta el final», dijo Diab.

.

por soy_moe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *