Dom. May 19th, 2024

Después del reciente genocidio israelí del apartheid, se han vuelto a plantear algunas cuestiones serias sobre la utilidad de la resistencia y si el resultado de la guerra puede considerarse una victoria para el pueblo palestino o no. Las mismas preguntas se plantearon en 2009, 2012 y 2014 cuando Israel lanzó ataques masivos contra Gaza, e incluso durante la Gran Marcha del Retorno no violenta de 2018 cuando los palestinos marcharon hacia la valla alrededor de la franja y fueron disparados por francotiradores israelíes.

Algunos «liberales» recurrieron a las proclamas habituales, culpando a los «dos lados del conflicto», es decir, el colonizador y el colonizado, y concluyeron que los palestinos deben dejar de disparar cohetes desde Gaza.

Una vez más, las mismas voces «neutrales» nos desafiaron sobre la definición de resistencia. Por razones ideológicas, no ven que la resistencia en general no es solo la capacidad de defenderse de un opresor militarmente más poderoso, sino también la capacidad de resistir creativamente la colonización del propio país. No comprenden el poder de las personas, en nuestro caso “Sumud” (constancia), o ni siquiera ven que existe.

En otras palabras, aceptan la narrativa de Israel de que hay «dos lados del conflicto» con el mismo poder militar y posición moral. Rechazan la realidad de que se trata de un proyecto colonial y de apartheid respaldado por Occidente para los colonos al que se resiste el pueblo palestino. También ignoran todas nuestras «armas» morales: que somos el pueblo indígena del país, que tenemos un derecho internacional que respalda nuestras afirmaciones, que tenemos la base moral y, cada vez más, el apoyo de la sociedad civil internacional y otros.

Edward Said dijo una vez que el intelectual “debe ser alguien que no pueda ser simplemente cooptado por gobiernos o corporaciones y cuyo objetivo sea representar a todas esas personas y problemas que se olvidan o se barren bajo la alfombra de manera rutinaria. «

Estas voces «liberales», que condenaron la «violencia» palestina en la reciente confrontación con el apartheid de Israel, son antiintelectuales. Se niegan a ver que los palestinos sean capaces de hacer cambios en su presente y futuro. Son ideológicamente incapaces de reconocer la libertad de elección palestina porque se niegan a respetar la voluntad del pueblo, como se refleja en el apoyo popular a la resistencia en sus diversas formas: en Gaza, Cisjordania y en los territorios ocupados por Israel cuando se fundó. en 1948.

Tampoco puede ver la victoria palestina sobre el apartheid de Israel en los acontecimientos recientes. Está del lado de la clase dominante fascista israelí, que cree que ha «ganado» porque mataron a un gran número de «terroristas»: 253 palestinos, incluidos 66 niños, 39 mujeres y 17 ancianos.

No se logró ninguno de los llamados «objetivos» de la guerra israelí contra Gaza: poner fin al lanzamiento de cohetes desde Gaza, destruir los túneles utilizados por los combatientes de la resistencia y enmascarar cualquier forma de unidad entre Jerusalén y Gaza. Todavía se están disparando cohetes y se ha demostrado que el movimiento de resistencia es lo suficientemente fuerte como para responder al llamado de Sheikh Jarrah de los habitantes de Jerusalén, que enfrentan una inminente limpieza étnica por parte de Israel.

Un piloto israelí frustrado que bombardeó Gaza dijo en una entrevista para el Canal 12 de Israel: “Realicé una misión de ataque aéreo con la sensación de que la destrucción de las torres es una posibilidad, la frustración con lo que nos pasó pasó a dejar ir y sobre el éxito de los grupos en Gaza, para patearnos … No pudimos detener el lanzamiento de cohetes y dañar el liderazgo de estos grupos, por lo que destruimos las torres. «

Sin embargo, lo que es más importante, para 2021, Gaza destruirá los mitos cuidadosamente construidos y celosamente defendidos que Israel ha promovido durante décadas: que tiene el ejército «más moral» del mundo; que su cúpula de hierro es invencible; y que los palestinos son simplemente «árabes» que no tienen una identidad común y que renunciarían a su derecho a la tierra tan pronto como las viejas generaciones se extinguieran.

Es evidente que estas “voces neutrales” que acusan a “ambos bandos” están “bajo el hechizo” de estos mitos y, por tanto, consideran la resistencia palestina como “violencia injustificada” y “terrorismo”. Pero como escribió el filósofo brasileño Paulo Freire en su libro Pedagogía del oprimido:

“Con el establecimiento de una relación de opresión, la violencia ya ha comenzado. Nunca en la historia los oprimidos han iniciado la violencia. ¿Cómo podrían ser los iniciadores si ellos mismos son el resultado de la violencia? … No habría oprimidos si no hubiera existido una situación violenta previa que justificara su sumisión. La violencia la inician quienes oprimen, explotan, quienes no reconocen a los demás como personas, no quienes son oprimidos, explotados y no reconocidos. «

Está claro para todos, excepto para los liberales occidentales y la élite israelí que apoyan, que los palestinos emergieron de las protestas en la Palestina histórica y del ataque victorioso en Gaza.

Estos eventos pusieron fin al infame «Acuerdo del Siglo» al reafirmar que los palestinos no abandonarían su reclamo de Jerusalén, pondrían otro clavo en el ataúd de la solución ficticia de dos estados y traerían la liberación y los derechos de la Tercera Guerra Mundial. -Los ciudadanos palestinos de Israel y cinco millones de refugiados vuelven a ocupar un lugar destacado en la agenda de la comunidad internacional. También han puesto de relieve una nueva conciencia palestina que desafía la hegemonía osificada de los Acuerdos de Oslo de 1993.

La nueva conciencia formada por el sumud y la resistencia palestina está claramente marcada por un rechazo de los términos que el apartheid israelí aplicó a los tres componentes del pueblo palestino, los residentes de Gaza y Cisjordania, los palestinos en los territorios ocupados por Israel en 1948. y ha impuesto refugiados que viven en campamentos y en la diáspora. Más importante aún, este es un rechazo de las migajas ofrecidas a una minoría selecta de palestinos como recompensa por su buen comportamiento.

Se nos ha dicho que aceptemos la ocupación israelí en su forma más desagradable: el muro del apartheid, las colonias, los puestos de control, las carreteras separadas, las matrículas codificadas por colores, los desalojos y demoliciones de casas, la «coordinación de seguridad», las detenciones, tortura y encarcelamiento, o imponernos un bloqueo medieval y ser bombardeados regularmente hasta la muerte y el olvido.

Sin embargo, la respuesta de Gaza, Jerusalén, Lydda, Haifa y el resto de la Palestina histórica esta primavera fue muy clara: el pueblo palestino no se reduce solo a los que viven en los Territorios Ocupados de 1967. Estamos siendo testigos de un cambio de paradigma desde el separatismo, representado por la solución de dos estados, que apunta a establecer un bantustan palestino y negar los derechos de millones a su tierra, a la unidad palestina total.

La victoria palestina, aunque muy costosa, fue crucial. El pueblo palestino se opuso a un régimen de apartheid que estaba armado hasta los dientes y su Cúpula de Hierro de fabricación estadounidense rompiendo su propia «Cúpula Mental». Palestina después de Gaza 2021 ya no será como Palestina antes. Los palestinos han comenzado a alejarse del «proceso de paz» y la solución racista de dos estados, y con su Sumud han puesto de rodillas al arrogante régimen sionista en Palestina.

Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente la postura editorial de Chiapas Sin Censura.

.

por soy_moe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *