Mar. Feb 20th, 2024

El llamamiento de Charles Maung Bo se produjo después de que cuatro personas que buscaban refugio en una iglesia murieran en combates en el este del país.

El líder católico de Myanmar ha pedido el fin de los ataques a los lugares de culto después de que dijo que cuatro personas murieron y más de ocho resultaron heridas cuando un grupo de mujeres y niños en su mayoría se refugiaron en una iglesia durante los combates de esta semana.

El conflicto entre el ejército y las fuerzas antimilitares ha aumentado en los últimos días en el este de Myanmar, cerca de la frontera entre los estados de Shan y Kayah. Decenas de residentes y combatientes de los medios murieron, según los residentes y los informes de los medios.

También murieron civiles y miles habían huido de sus hogares.

«Es con inmenso dolor y dolor que informamos nuestro temor de ser atacados contra civiles inocentes que buscaron refugio en la Iglesia del Sagrado Corazón en Kayanthayar», dijo el cardenal Charles Maung Bo, arzobispo de Yangon, en una carta publicada en Twitter, el informó la agencia de noticias Reuters el miércoles.

La iglesia en el distrito de Loikaw, capital del estado de Kayah en la frontera con Tailandia, resultó gravemente dañada durante el ataque del domingo por la noche, dijo Bo.

Un llamamiento serio, con especial referencia al ataque a la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Kayanthayar cerca de Loikaw en el este de Myanmar el 23 de mayo de 2021, en el que cuatro personas murieron y muchas resultaron heridas.
(25 de mayo de 2021) pic.twitter.com/Uk5TR51vcK

– Cardenal Bo (@cardinal_bo) 25 de mayo de 2021

Myanmar es predominantemente budista, pero algunas áreas, incluida Kayah, tienen grandes comunidades cristianas.

«Los actos violentos, incluido el fuego continuo de armas pesadas contra un grupo asustado de mujeres y niños en su mayoría», habían llevado a las víctimas, dijo.

«Eso tiene que terminar. Les pedimos a todos ustedes… por favor no intensifiquen la guerra ”, dijo.

Bo dijo que las iglesias, hospitales y escuelas estaban protegidas por convenciones internacionales durante el conflicto.

Dijo que el ataque hizo que la gente huyera a la jungla. Desde entonces, más de 20.000 personas se han visto desplazadas y necesitan alimentos, medicamentos e higiene con urgencia.

Otro residente de la zona que ha tratado de ayudar a las personas desplazadas estimó el miércoles que el número de personas que huyeron de sus hogares había aumentado de 30.000 a 50.000 y todavía utilizaban iglesias como refugios.

“Las personas mayores y los niños están en las iglesias. Todas las iglesias han izado banderas blancas para detener los bombardeos ”, dijo el joven de 20 años, quien pidió no ser identificado.

Las secuelas del bombardeo de una iglesia en el estado oriental de Kayah que mató a cuatro personas que buscaron refugio allí [Kantarawaddy Times via AFP]Dijo que la situación en la región seguía siendo tensa y acusó a los militares de seguir usando armas pesadas contra milicias locales ligeramente armadas.

Un portavoz militar no respondió a las solicitudes de comentarios.

Myanmar ha estado sumida en el caos desde que el ejército tomó el poder el 1 de febrero y derrocó al gobierno electo de Aung San Suu Kyi. Un movimiento de masas contra el golpe ha dado lugar a protestas, marchas y huelgas diarias en todo el país, y los generales han respondido con una fuerza letal.

Más de 800 personas han muerto desde que comenzaron las protestas, según la Asociación de Asistencia a Presos Políticos, que está rastreando la respuesta de las fuerzas de seguridad. El ejército niega esta cifra, y el líder del golpe Min Aung Hlaing dijo recientemente que alrededor de 300 personas murieron en los disturbios, incluidos 47 policías.

El ejército también está luchando en frentes cada vez mayores contra los ejércitos de minorías étnicas y las milicias locales que se han formado en las últimas semanas, muchas de las cuales estaban armadas con rifles rudimentarios y armas caseras.

Min Aung Hlaing minimizó el riesgo de que la violencia condujera a un mayor conflicto.

«No creo que haya una guerra civil», dijo en una entrevista el 20 de mayo a la emisora ​​en idioma chino Phoenix Television Phoenix, con sede en Hong Kong.

.

por soy_moe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *