Gely Pacheco/ Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 04 de junio.- El 8 de diciembre del 2012, Manuel Velasco Coello, asumió la titularidad del Poder ejecutivo del Estado de Chiapas para el periodo 2012-2018. Para el 25 de noviembre del 2013, organizaciones, colectivos y redes integrantes de la Campaña Popular contra la Violencia hacia las Mujeres y el Feminicidio en Chiapas, presentaron la solicitud de la Declaratoria de la Alerta de Violencia de Género (AVG) a la Secretaria de Gobernación a través de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM).

En dicha solicitud, se habían documentado más de 150 muertes violentas, juntos con otros graves casos de impunidad y violencia estructural. El patrón sistemático de violencia basada en género en Chiapas se tradujo en el 2013 en 84 defunciones de mujeres en el período de enero-octubre. De los cuales:

*El 61.90% (52 mujeres) feminicidios,
*El 14.28% (12 mujeres) feminicidios en grado de tentativa,
*El 8.33% (7 mujeres) posibles feminicidios,
*El 7.14% (6mujeres) homicidios culposo,
*El 5.95% (5 mujeres) suicidios,
*El 1.19% (1 mujer) muerte violenta,
*El 1.19% (1 mujer) homicidio calificado de una persona transgénero.

– Del 2012 al 2014 en Chiapas se registraron más de 221 muertes violentas de mujeres, de ellas el 65% fueron feminicidios, es decir, 144.

– Del 2014 al 2017 se contabilizaron 282 asesinatos de mujeres en Chiapas, de los cuales 125 fueron feminicidios, es decir un 44.32%.
De acuerdo al Informe ”Implementación del tipo penal de feminicidio en México: Desafíos para acreditar las razones de género 2014-2017” presentado por el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).

Por su parte, de acuerdo al Observatorio Feminista contra la Violencia a las Mujeres de Chiapas en lo que va del 2018:

* Enero registró 15 muertes violentas de mujeres de las cuales 3 de estas muertes se encuadran como feminicidio acorde al tipo penal del art. 164 Bis del Código Penal del Estado de Chiapas.
*Febrero registró 17 muertes violentas de mujeres, de las cuales 6 de estas muertes se encuadran como feminicidio.
*En Marzo se registraron 10 muertes violentas de los cuales 4 deben ser catalogados como feminicidios.
*Abril registra 17 muertes violentas de los cuales 3 casos son feminicidios consumados.

En lo que va del 2018, en el período enero-Abril se han registrado 16 feminicidios.

Todos estos feminicidios a lo largo de esta administración en su mayoría han sido causa de la falta de implementación y efectividad de los mecanismos de protección para prevenir el feminicidio en el Estado de Chiapas, especialmente en las regiones Metropolitana, Altos- Tsotsil-Tseltal, Soconusco, Selva-Lacandona, Meseta Comiteca-Tojolabal, Sierra-Mariscal, Itsmo-Costa, Tulija-Tseltal-Chol, Norte, Maya de Chiapas.

Pobreza, inseguridad, desempleo y feminicidios marcaron este sexenio. A pesar de que Chiapas recibe recursos extraordinarios, es la entidad que más pobres aporta a la estadística nacional y es uno de los trece estados con la Declaratoria de la Alerta de Violencia de Género; en el que no se registraron avances sustantivos pues los datos disponibles indican que la violencia en contra de las mujeres no se ha reducido.

En 2014, durante la administración de Manuel Velasco Coello, el 10 de enero de 2014, el Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (SNPASEVM) resolvió NEGAR la activación de la Alerta por considerar que no habían motivos suficientes que alteraran la paz social, a pesar de haberse documentado más de 150 muertes violentas, junto con otros graves casos de impunidad y violencia estructural. Meses después organizaciones interpusieron un juicio de amparo y tres años después se logró la declaratoria.

‘’La erradicación del feminicidio únicamente se logrará si Chiapas adopta las medidas integrales para su abordaje. Ello implica no solamente la adopcion de legislación adecuada para que estos sean considerados como delitos y los responsables sean sancionados, sino que las autoridades posean la formación adecuada para investigarlos de manera idónea. Además, la respuesta penal debe ir acompañada de políticas destinadas a atacar las causas del feminicidio, lo que únicamente se logrará una vez que se cuente con información confiable acerca de la magnitud de la problemática, sus características y sus orígenes’’, de acuerdo al Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, organización peticionaria.

Con estos elementos continúa una violencia sistemática en el Estado de Chiapas al cumplirse reiteradamente la impunidad, la injusticia en cada uno de los procesos, la falta de protección y prevención a las mujeres chiapanecas durante este sexenio.