Senador priísta, lucra con la miseria de damnificados en Chiapas