Bella Vista.- Sin dinero, pero visitando casa por casa y convenciendo a la gente, Octavio Morales Santizo, un profesor de secundaria originario de una colonia pobre de Bella Vista, triunfó en su municipio y ahora es el presidente municipal electo.

Desde un principio tuvo todo en contra, pues sus adversarios contrataron medios de comunicación locales para hacerle guerra sucia, además de que intentaron impedir su candidatura.

Pero lo más difícil de esto fue luchar contra el poder económico de dos ex presidentes municipales abanderados por el PRI y el Partido Verde.

El candidato del PRI era la esposa de Robert Escobar Marroquín, un ex presidente municipal que estaba siendo investigado por el desvío de más de 17 millones de pesos.

El candidato del PVEM, era el esposo de la actual presidenta municipal Olinda Flor Moreno, quien tenía el repudio de la gente porque durante su gestión nunca hizo nada en beneficio del pueblo.

¿Pero que creen?, a pesar de todo el recurso que destinaron para la compra de votos, perdieron.

Ni juntando los votos de ambos candidatos lograban alcanzar la cifra que el ‘profe Tavo’ obtuvo abanderado por el PRD.

Con ello se acaba un ciclo completo de corrupción donde millonarios políticos tenían el control en Bella Vista.