Hugo Eric Flores, presidente nacional del Partido Encuentro Social (PES), aseguró que el matrimonio entre dos personas del mismo sexo es una moda y que la aprobación del aborto en la Ciudad de México se convirtió en un negocio.

Ante estas declaraciones, el también diputado federal afirmó que ni él ni los integrantes su partido son homofóbicos, ya que ellos, como una minoría religiosa en nuestro país, han sufrido en carne propia lo que es el rechazo y la discriminación.

En entrevista con el diario El País, Hugo Eric Flores, quien paralelamente a su carrera política lidera una iglesia evangélica, dijo que ante la división de opiniones que genera el debate del matrimonio igualitario, la propuesta realizada por Andrés Manuel López Obrador, candidato la Presidencia de la República de su partido, de someter estos temas a consulta ciudadano es la más viable.

“Hay un líder con una gran sabiduría, que es Andrés Manuel López Obrador, que propone que llevemos estos temas a consulta y yo estoy de acuerdo (…) Soy un demócrata y si en algún momento esos derechos privados se aprueban seré respetuoso y pedimos lo mismo, que se nos respete”, dijo durante la entrevista.

“No somos homófobos. No podemos serlo. Yo vengo de minoría religiosa y en mi generación todavía había persecución religiosa. Había chicos a quienes los padres prohibían jugar con los aleluya y perdí un trabajo porque era evangélico”, agregó.

Sobre el derecho que tienen las mujeres en la Ciudad de México de abortar durante las primeras 12 semanas de gestación, el presidente del PES afirmó que esta práctica se convirtió en un negocio y que prefiere un programa de políticas públicas de educación sexual, que la regulación del aborto.

“Respetamos el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, pero no sobre la vida de otros. Para ello hay anticonceptivos y proponemos que se implementen políticas púbicas en esa dirección”, afirmó.

“En la Ciudad de México, donde se aprobó el aborto, se convirtió en un negocio. Nuestra respuesta es que hagamos una política pública real para que en cada casa haya una píldora anticonceptiva o preservativos para que nuestras jóvenes no se sigan embarazando. ¿Dónde están ahí los principios religiosos?”, sostuvo.

También aseguró que su instituto político no se define, ni se encasilla en la geometría política como de derecha o de izquierda, y que sus principios con la lealtad y el patriotismo.