Dos pilotos del área de Servicios Aéreos de Veracruz –Esdras Morales y José Luis Crisanto– están desaparecidos luego de que, a principios de la administración de Miguel Ángel Yunes Linares, desatendieron un llamado de Manuel Muñoz Ganem, operador financiero del Gobernador de Veracruz, para realizar un vuelo urgente a la Ciudad de México.

El primero era director de Servicios Aéreos de Veracruz, con sede en el aeropuerto El Lencero; el segundo fungió como subdirector de Ingeniería y Compras en esa misma área durante los primeros 49 días de Gobierno de Yunes Linares.

Morales y Crisanto, así como el copiloto Andrés Vargas estaban a cargo del avión King Air 90, propiedad del empresario Rodrigo Campos, concesionario de Comex en Veracruz, el cual utilizó Yunes Linares durante su precampaña y su campaña en abril de 2016.

En esa fecha los pilotos organizaron una fiesta en el puerto de Veracruz en la cual hubo de todo: alcohol, mujeres… y cocaína. Tan desvelados estaban que no atendieron el llamado del encolerizado Muñoz Ganem, a quien le urgía trasladarse a la Ciudad de México. Cuando Morales y Crisanto se reportaron fueron despedidos por el hombre encargado de las finanzas personales de Yunes Linares. Desde entonces están desaparecidos.