Un hombre de 31 años fue dado por muerto cuando un transeúnte lo halló tirado en la calle, inconsciente, y avisó a los paramédicos de la ciudad de Siemianowice, en Polonia.

Los socorristas acudieron a auxiliarlo, pero lo declararon muerto, y posteriormente certificaron su muerte por sobredosis de alcohol, por lo que inmediatamente fue trasladado a la morgue.

Sin embargo, una tétrica e insólita experiencia estaba por venir: El “muerto” se levantó del depósito de cuerpos.

El medio polaco Patrztu reportó que el frío, causado por las bajas temperaturas a las que está programada la cámara frigorífica para la conservación de cadáveres, ayudó a que el hombre recuperara la conciencia.

Indicaron que el guardia de seguridad del edificio escuchó gritos de horror y quedó atónito cuando descubrió que el cadáver despertó, exigiendo una explicación de lo ocurrido, por lo que no pensó en otra cosa mas que en llamar a la policía.

El “ex muerto”, de nombre Nowak se vistió, tomó sus cosas y abordó un taxi para regresar a su casa, aunque en el trayecto cambió de destino y volvió a la misma fiesta donde estuvo a punto de morir.