De acuerdo con información del Reforma, cientos de personas hicieron largas filas en las instalaciones del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, en la Ciudad de México, para canjear la copia de su credencial de elector a cambio de 500 pesos.
Desde la mañana del pasado lunes llegaban camiones transportando a las humildes personas, quienes ingresaban por el estacionamiento sobre Héroes Ferrocarrileros, para luego ser conducidos a una carpa blanca en la explanada.
Según el testimonio de una anciana, los operadores les prometieron 500 pesos iniciales a la entrega de la copia, y luego 1,000 más antes de las elecciones: “Si nos dan los otros mil que habían dicho va a ser antes de las elecciones, si no ya no”, lamentó la mujer que durante dos días continuos (miércoles y jueves) estuvo formada bajo el sol para recibir la primera entrega de dinero en efectivo.
Antes de entrar, las personas eran obligadas a apagar sus celulares y a dejarlos fuera, envueltos en una bolsa plástica con cinta adhesiva para evitar que se tomaran fotografías o videos del intercambio ilegal. Después tenían que cruzar bajo un arco detector de metales con presencia de personal de vigilancia. Una vez que ingresaban, eran organizados por módulos según la letra de su apellido y cada persona tardaba un proceso de alrededor de tres horas para poder entregar la copia por ambos lados de la credencial de elector INE y recibir los 500 pesos acordados. Después se retiraban a bordo de camiones numerados.
Apenas este viernes se suspendió la asistencia de los ciudadanos a realizar el canje. Al ser cuestionado un integrante de la oficina de prensa del PRI, declaró que: “se trataba de personas que estaban siendo capacitadas como funcionarios de casilla para la elección del 1 de julio”, negó categóricamente que se les hubiera dado algún pago y dijo que probablemente la “capacitación” continuará, sin especificar cuándo.
Sin embargo, un empleado de vigilancia indicó al diario citado que: “nada más dabas la copia de tu credencial y te daban tu pago, pero eso es independiente de nosotros, eso lo organizaron los del Estado de México, por eso se montó la carpa”.
Presuntamente, estas personas habrían sido trasladadas desde los municipios mexiquenses en condiciones de pobreza extrema.