Fernando Castellanos no solo está jugando con el destino de los chiapanecos, sino que también pone en evidencia que está por encima de la ley.

Los propios consejeros del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC) confirmaron que Castellanos Cal y Mayor “pidió licencia” el 27 de marzo del presente año, por lo que no cumple con uno de los requisitos para ser candidato a gobernador, que señala estrictamente que tendrían que ser 120 días.

Con ello, Chiapas nuevamente sufre la imposición de un candidato.

Fernando Castellanos anunció que se separó de su cargo, pero únicamente de forma simbólica, puesto que continuó dando órdenes en la administración.

La ley electoral local dice que debió pedir licencia 120 días para ser candidato a gobernador y la ley electoral federal cita que son 90 días antes para ser candidato al Congreso de la Unión o al Senado. Por lo que al renunciar el 27 de marzo, se confirma que su intención era buscar la diputación plurinominal por el PVEM y no a la gubernatura.

El pueblo chiapaneco no puede permitir imposiciones del grupo político de Manuel Velasco, ni aceptar la candidatura de políticos improvisados.

Fernando Castellanos no cumplió los compromisos que hizo con Tuxtla Gutiérrez, por lo que tampoco lo hará teniendo el control de todo un estado.

Chiapas Sin Censura