Es verdaderamente indignante que un político como Zamora Morlet tenga el descaro de pedir el voto a los ciudadanos de Tapachula.

Como diputado federal por el distrito 11, jamás trabajó por aquellas personas que confiaron en él.

En municipios como Huixtla, Motozintla y Siltepec, prometió gestionar recursos para la salud, y jamás lo hizo.

En La Grandeza, Porvenir y Bejucal de Ocampo, prometió mejorar la electrificación, pero tampoco lo hizo.

Jamás volvió a visitar aquellos municipios donde ganó abanderado por el PRI y el Partido Verde, pues únicamente se la pasaba en la ciudad de México y en Tapachula.

Prometió tantas cosas a los 16 municipios de su distrito, y Zamora Morlet solo se dedicaba a hacer campaña anticipada en Tapachua y a acompañar al gobernador en sus giras.

Mentirosos como este político corrupto donde verdaderamente deberían estar es en la cárcel.

Pero la realidad es otra, ahora quiere ser presidente municipal de Tapachula.

En este municipio la gente ha despertado, los ciudadanos ya tienen acceso a la información y se han dado cuenta la clase de persona que es Enrique Zamora Morlet.