Egresados que dejan huella UDS

Luis Alfredo Vázquez Méndez 

ARQUITECTO EGRESADO EN EL 2011

Con una amplia experiencia en el ámbito de la Arquitectura, pertenece a la segunda generación de egresados de la UDS, su excelente aprovechamiento académico le valió el reconocimiento al obtener el primer lugar entre todos los de su generación. Actualmente ejerce su profesión, es contratista y empresario, te invitamos a que conozcas su historia, así como sus principales satisfacciones.

¿Qué lo motivó a estudiar Arquitectura?

Mi mayor motivación del porque estudié arquitectura es mi papá, él es albañil yo fui albañil, vivimos una vida de carencias donde dices bueno quieres darle la mejor vida a tus padres como recompensa por darnos lo mejor que pueden y yo quería hacer lo mismo que mi papá, cuando me preguntaban de niño ¿qué quería ser de grande? Yo decía que albañil y ahora soy Arquitecto, pues obviamente al estar estudiando tuve que ponerme a trabajar, me tocó ser carpintero, mecánico, electricista, ayudante de albañil, también trabajé como taxista, mi visión siempre fue ser como mi padre pues, él fue mi motivo, mi motor y siempre darle satisfacción a mi familia. Recuerdo que cuando egreso de la preparatoria me quedo un año sin estudiar precisamente por no tener recursos, tiempo después se apertura la carrera en UDS y se abre una oportunidad para mí , me decidí a trabajar y estudiar, afortunadamente es una universidad donde las colegiaturas están al alcance de una persona que se pueda mantener sola, tuve el apoyo de mis papás no voy a decir que no ellos siempre estuvieron conmigo.

¿Cómo fue su experiencia como estudiante en la UDS?

La universidad tiene buenos catedráticos, cabe mencionar que es de reconocer el esfuerzo que hacen por darte una formación; con principios, con valores sobre todo la ética que tienen. Siempre me voy a llevar en la mente y en el corazón algunos catedráticos que me prepararon para la vida laboral, una persona que siempre fue un gran ejemplo para mí, fueron los arquitectos Guillermo Castañeda Ochoa y Juan Carlos Díaz Velasco, profesores que estuvieron con nosotros desde el inicio hasta que terminamos la carrera, en ocasiones uno puede pensar que los maestros son muy estrictos pero simplemente te están preparando para que afuera puedas competir.

¿Cómo se ha diferenciado y mantenido en un mercado tan competitivo?

Simplemente por nuestro trabajo, tengo la fortuna de que antes de egresar ya estaba trabajando en un despacho y en poco tiempo ya me estaban contratando en un Municipio para hacer obra pública, a partir de ahí no hemos parado, he trabajado en los municipios de Altamirano, Ocosingo, Chanal, Frontera Comalapa, también ya tuve la oportunidad en su momento de ser servidor público en mi municipio, Comitán, estuve como director de Obras Públicas por unos meses cerrando una administración. El arma más poderosa que puede  tener una persona son las ganas de querer, creo que en mi experiencia puedo decir que si das un poquito más de lo que los demás esperan de ti, vas a estar un paso adelante de tus demás compañeros.

¿Qué planes tiene para el futuro?


En cinco años tener ya mi empresa bien constituida, ayudar a los demás en lo que yo pueda y de ahí pues dedicarle el tiempo a mi familia porque esta carrera es muy sacrificada, seguir incursionando en la administración publica, a eso me he dedicado eso es mi pasión que las consecuencias de lo que yo haga sean buenas no solo para mi sino también para que impacte a los demás.