El PRI no sólo atraviesa por una crisis política y electoral, sino también económica.

La dirigencia nacional de ese partido se quedó sin recursos hasta para pagar la quincena de sus trabajadores, aseguran.

De acuerdo con el testimonio de varios priistas, el propio líder nacional del tricolor, René Juárez, reconoció el problema que enfrenta el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) para cubrir los gastos por concepto de salarios.

El guerrerense se refirió al tema durante la reunión privada que sostuvo el pasado viernes con los ex presidentes del PRI.

“En la plática comentó cómo veía las cosas en el partido, que los tiempos por venir eran muy difíciles y que no tenía dinero ni para pagar la quincena”, relató uno de los presentes en el encuentro.

Durante esa misma encerrona, Juárez deslizó su intención de dejar el cargo, previa consulta con el Presidente Enrique Peña Nieto, y en ese marco el guerrerense anunciará hoy su salida del CEN tricolor.

La decisión fue tomada junto al inquilino de Los Pinos, con quien Juárez se reunió el pasado sábado por una hora, luego de la carrera del Estado Mayor Presidencial.

De acuerdo con fuentes priistas, el aún senador con licencia tiene la intención de buscar la coordinación parlamentaria del PRI en la Cámara de Diputados.

Aunque esa nueva responsabilidad requerirá de su presencia hasta el mes de septiembre, adelantó que pretende tomar unas vacaciones familiares antes de que eso ocurra.

Según dirigentes del tricolor, con la salida del guerrerense los estatutos prevén el mecanismo de prelación, por lo que la presidencia del CEN será ocupada por la actual secretaria general y futura senadora plurinominal, Claudia Ruiz Massieu.

Aunque el PRI deberá construir un acuerdo interno hacia la elección de una nueva dirigencia, los saldos de la derrota electoral y la confrontación interna han impedido un consenso para avanzar en el tema.

Tras la debacle, Juárez sostuvo reuniones con sectores, dirigentes y organizaciones del tricolor. En ellas llamó a los líderes a iniciar la reconstrucción del partido desde las calles, colonias y barrios.

El presidente nacional admitió que, hacia afuera, el PRI tiene que ser diferente y que, para ello, es necesario retomar las causas de la gente.

Cisneros asumió la presidencia el 2 de mayo de este año, en sustitución de Enrique Ochoa Reza; desde su llegada exhortó a los militantes a no sentir vergüenza del priismo y enalteció la historia de su partido.